¿AGUAS MICELARES? SÍ, PERO CON MODERACIÓN

rp_enjuagar-rostro.jpg

Las aguas micelares han ido ganando terreno a leches limpiadoras, espumas o geles hasta convertirse en un producto imprescindible en nuestro tocador, fundamentalmente por su acción limpiadora, tónica e hidratante, por su facilidad y comodidad de aplicación y por su alta tolerancia cutánea, válida para todo tipo de pieles: secas, grasas o mixtas.

¿Cómo funcionan?

Se trata de un producto de base acuosa formulado a base de micelas. Las micelas son un conjunto de moléculas bipolares que, a la manera de un imán, son capaces de atraer la suciedad y la grasa de la piel y a continuación aislarlas y eliminarlas. A diferencia del agua, que por sí sola no elimina la grasa, de los jabones tradicionales, que siempre dejan un residuo alcalino, y de las leches limpiadoras, que dejan un residuo graso que dificulta la penetración del siguiente cosmético, las aguas micelares atrapan los ácidos grasos y las grasas de la superficie de la piel y los acumulan en su núcleo, que los desecha. Con ello se obtiene el resultado de una piel hiperlimpia, sin rastro alguno de residuos.

¿Cómo deben aplicarse?

Es importante, a la hora de aplicarse un agua micelar, utilizar el disco desmaquillante mediante pequeños toques y retirando suavemente para que las micelas se abran convenientemente en nuestra piel y procedan a absorber la suciedad y las impurezas. Este mecanismo de absorción es incompatible con pasarse el algodón por toda la cara, pues si lo hacemos así lo que estaremos consiguiendo es mover de un lado a otro dicha suciedad sin facilitar su eliminación.

¿Son, entonces, las aguas micelares la panacea?

Pues, lamentablemente, no. Si abusamos de ellas y no dejamos descansar nuestra piel por medio de la combinación con otros productos limpiadores más suaves, el extraordinario efecto limpiador de las micelas también puede acabar con la barrera de protección natural de nuestra piel, provocando que se degrade, se desequilibre y sea más vulnerable.

Sé, por tanto, prudente en su uso, combínala con otros productos limpiadores y desmaquillantes, y aplícala con el algodón de forma correcta.

www.novared.es