LOS 8 PASOS PARA DEPILARTE UNAS CEJAS PERFECTAS

rp_cejas.jpg

Da lo mismo si se llevan más gruesas o más finas; las cejas son una parte esencial de tu rostro que debes cuidar lo mejor posible. Para ello, la depilación es esencial, pues no nos olvidemos de que las cejas están compuestas de pelo y el pelo crece, se desordena y se alborota con mucha facilidad.

Para una buena depilación de cejas, hay una serie de premisas de obligado cumplimiento. Te las explicamos:

Las pinzas: Elige muy bien las pinzas que vas a utilizar y apuesta por la calidad. Punta afilada e inclinada para conseguir agarrar mejor el vello y, por supuesto, no escatimes con el precio: mejor si te duran muchos años.

Cuándo depilarte: La mejor opción, después de la ducha, ya que tendrás los poros abiertos y te será más fácil extraer el pelo de raíz.

Espejo aumentador: Mejor no. ¿Por qué? Porque puede hacerte creer que tienes más vello del que realmente tienes y, por tanto, puedes caer en la tentación de depilarte más. Usa un espejo normal con buena iluminación.

Ni más cortas ni más largas. Tus cejas deben ir desde una línea perpendicular al lagrimal del ojo hasta el final del mismo. Esos son los límites idóneos para dimensionarlas a lo largo con toda naturalidad.

Forma: No las arquees demasiado ni tampoco las traces estrictamente rectas. ¿Un truco? Dibújalas con lápiz antes de ponerte manos a la obra con la depilación.

Arranque del vello: Siempre en el sentido en el que nace. Esto es importante tenerlo muy en cuenta. Si lo haces en sentido contrario puedes hacer que se enquiste.

Forma de peinarlas: Siempre hacia arriba para poder observar bien los pelitos que te sobran en la parte inferior.

Si te pasas: No continúes; déjalo estar y espera a que vuelva a crecer el vello. Mejor eso que hacer un estropicio. Y si tienes huecos, rellénalos con un lápiz de cejas del color de tu pelo natural.

www.novared.